martes, 6 de enero de 2015

Una breve mirada a la historia de la literatura Steampunk



La primera pregunta que la gente me hace cuando les hablo del Cetáceo Negro es: “Bueno, ¿Y qué es Steampunk?”. Yo también me encontré, hace algún tiempo, con esta misma interrogante, y cuando comencé a introducirme de forma profunda en el tema, me di cuenta que buscaba, lejos de toda la estética visual, saber qué era el Steampunk como literatura.

Estoy segura que muchos se lo han preguntado, y espero no haber sido la única que se sintió avasallada por la cantidad de significaciones, características, orígenes, estereotipos difusos y/o contradictorios, que los foros, blogs y revistas publican.

Hoy tengo mi propia opinión respecto a esta estética, sin embargo, no pretendo hablar de ella, sino que dar un resumen de mis investigaciones y realizar una mirada express de los orígenes, antecedentes e inspiraciones del Steampunk.


Nacimiento del término

El concepto de Steampunk fue utilizado por primera vez en 1987, por K.W. Jeter, que respondiendo a la crítica de su novela “Infernal Devices”, en la revista Locus, envió una carta proponiendo el termino ante la necesidad de categorizar las obras de fantasía victoriana que Tim Power, James P. Blaylock y él mismo estaban escribiendo. 

“Personally, I think Victorian fantasies are going to be the next big thing, as long as we can come up with a fitting collective term for Powers, Blaylock and myself. Something based on the appropriate technology of that era; like “steampunks,” perhaps” (qtd. in Prucher 221) (Perschon; 2012, 16)

Personalmente, creo que las fantasías victorianas van a ser la próxima gran cosa, siempre que podamos llegar a un término colectivo apropiado para Powers, Blaylock y yo. Algo basado en la tecnología apropiada de esa época; como "steampunks", tal vez. (Citado. En Prucher 221) (Perschon; 2012, 16)


El término juega irónicamente con la popularidad que el Cyberpunk tenía entonces, y que ha ido variando y evolucionando a través del tiempo. El mismo Jeter, en la Steamcop (2011),  dijo que nunca se imaginó que crecería tanto como para abarcar tantas corrientes estéticas distintas. 





K.W. Jeter, Tim Power y James P. Blaylock









Aquí comienza entonces uno de los primeros conflictos, para mí, respecto al Steampunk, ¿qué obra es la que origina el “género”?. Mike Perschon (2012), en su tesis doctoral sobre la estética Steampunk, dice que un estudioso conservador nombraría a James Blaylock con el cuento “The Aple Box Affair”, en 1978[i]. Sin embargo, en muchos foros  también  han mencionado a Keith Launer “Worlds of the Imperium” (1962), o Joceyln Brook con “La crisis en Bulgaria, o Ibsen al rescate” (1956), incluso se ha  dicho que la película de Disney sería, con el diseño de Harper Goff del Nautilus en 20.000 leguas de viaje submarino (1954), la primera manifestación.

Al final cualquiera que sea el límite difuso en que nace la génesis del Steamunk, muchos están de acuerdo con Nick Gevers, cuando menciona que es Michael Moorcock el pionero con dos grandes trilogías en los años setenta: “Los bailarines en el Fin de los Tiempos” y “Un nómada de las corrientes temporales”.

Generaciones

Así comienzan entonces las bases de lo que será luego una de las corrientes más versátiles hasta ahora. Durante las décadas que siguieron a la aparición del término Steampunk, bastantes autores se sintieron atraídos hacia él, creando dos momentos que podemos reconocer gracias, según literatura-fantastica.es, a la aparición de “The Difference Engine” (1990) de Gibson y Sterling, aquí “Se cierra el ciclo de la primera generación de obras Steampunk”. Esta obra representa un precedente no sólo por las bases de lo que será la percepción visual de esta estética, sino que plantea de forma abierta el sello distintivo de la corriente de la época: ¿Qué hubiese sucedido si…? Haciendo un hincapié histórico que no había ocurrido con tanto detalle hasta la fecha y que después es imitado por otros autores. 

Debemos entender primero que el movimiento del Steampunk fue casi literario (y digo casi, porque hubo un gran alcance cinematográfico), y que la segunda avalancha fue el desarrollo de una estética  visual extraordinaria (pensamiento retratado en la antología de Jeff y Ann Vandermeer, y en el prologo escrito por Jess Nevins). Pero también, mientras la primera ola fue la representación de la añoranza a un pasado victoriano y eduardiano, la segunda en cambio,  se caracteriza por su melancolía oscura y retrato socio-político deprimente,  entre las que se destacan “Perdido street station” de China Miéville (2000).




¿Evasión?

Ahora que podemos identificar dos generaciones de la literatura, una creada por  nostalgia a una época imperial y la otra por la melancolía oscura de una era pasada llena de pesadumbres, no se puede ignorar otro fenómeno literario, y es el hecho de que muchos hayan pasado por alto la aproximación real que tiene la época victoriana y eduardiana. Los escritores y lectores más experimentados se preguntan en qué están pensando aquellos que tienen una visión de culto hacia el Imperio y evasión de lo que una sociedad esclavista y desigual representan, cuando retratan aquellas épocas en sus novelas como si fuese un mundo perfecto,  manifestado claramente por Paul Jessup, en su análisis “El futuro del Steampunk, aquellos que han olvidado las características fundamentales de esos tiempos y que fueron pilares para la revoluciones, avances políticos, tecnológicos e industriales, como ocurre con “Pax Britannia” de Jonathan Green. La literatura de ideas que se desarrollo lentamente y cobró fuerzas con secuelas como las de China Miéville o Eduardo Vaquerizo, comparte espacio con este tipo de obras y otras, que literatura-fantastica.es, rescata en su artículo bajo el título de “Romance del vapor”.

Nevins, refiriéndose a lo anterior, también menciona que las nuevas generaciones han transformado el Steampunk en una pose, una moda; y yo me pregunto ¿Es realmente aquello tan malo?  Mike. P. propone en su tesis considerar al Steampunk como una estética más que como un género. Y aunque no comparto del todo su propuesta, hay que aceptar que desde hace mucho que el Steampunk superó las fronteras de lo ficcional y traspasó el papel. He leído en foros y comentarios que lamentan ver al steampunk de esta forma, pues lo vuelve vacío. En este sentido, siento que una parte de lo que significa Steampunk debe verse como lo opina  Mike. P, al argumentar que ser una estética no es una entidad “vacía” como si no tuviese un trasfondo, sino que debe verse igual que un frasco, capaz de meter en él: arte, decoración, vestimenta, literatura, música, artesanías, etc. Así como también lo identifica el Capitan Hodson en "El Investigador". Ver al Steampunk, como una estética y forma de vida (un especie de hágalo usted mismo), demuestra los alcances que el desarrollo ficcional puede tomarQue el Steampunk sea llamado entonces estética, no es motivo para repudiarlo, sino todo lo contrario, es un hito que pocas corrientes y géneros han alcanzado.


Inspiraciones

No podemos hablar de Steampunk sin mencionar a aquellos autores que fueron un referente para los escritores de la primera y algunos de la segunda generación, como H.G. Wells, Julio Verne, Mary Shelley, Edgar Allan Poe, Jack London, MPShield y Arthur Machen. 

Incluso se considera el movimiento cinematografico de las adaptaciones que las obras de J. Verne tuvieron en la época, y que inspiraron a otras compañías del ámbito audiovisual para incursionar en este género, como base para aquellos que años después desarrollarían el movimiento estético del Steampunk.

Pero fueron las Dime Novels las principales fuentes de referencia, en especial las ediciones americanas, donde la mayoría trataba de algún joven estadounidense (inventor) que viajaba a las partes no civilizadas de la frontera americana y las defendía con maquinas fantásticas, como The Huge Hunter, or, Steam Man of the Plains, de Edward Ellis .






Luego de este recorrido express por la travesía del Steampunk, no he dejado claro aún qué es, además de la categorización que hace Jeter cuando engloba todas las obras de fantasía Victoriana, siendo una etiqueta demasiado amplia. Por lo que voy a realizar una lista de los elementos más repetidos en la web y artículos de lo que debería ser o contener el Steampunk, según la opinión colectiva:
  •  Estar ubicado en la época Victoriana y/o eduardiana (muchos han comenzado a utilizar el término Neo-victoriano, el cual me gusta bastante, porque da lugar a todas las obras que pueden o no pasar en un momento histórico preciso, además de eso, amplía el espectro a mundos completamente distintos al nuestro y que tienen una estética victoriana reconocible. Como "The Alchemy of Stone" (2008) de Ekaterina Sedia, Retibution Falls”(2010) de Chris wooding  y “Misterios y revelaciones en Allasneda” de Sascha Hannig (2011) 
  •  Encontrarse antes de la revolución de la electricidad y el petróleo.
  • Incluir personajes, habilidades y elementos sobrenaturales. (Como en "The Anubis Gates" (1983) de Tim Power, "Solar" de Felipe Oliva y "Caja de Música" de Paula Rivera [Cuentos Chilenos Steampunk (2011)] y "Boneshaker" (2012) de Cherie Priest.
  •  El uso de armas y/o maquinaria avanzada basadas en la tecnología del siglo XIX. (Mike Perschon utiliza un término que considero bastante adecuado para explicar el funcionamiento de esta tecnología: “tecnofantasy”, y que puede entenderse según él como: “(…) cuando decimos que algo es científico y tecnológico, pero nunca realmente puede fundamentarse, o peor aún, se explica usando reglas que contradicen las leyes de nuestras ciencias físicas"[íi]
  • Posee elementos retrofuturistas (El retrofuturismo es algo que no sólo debe verse como un objeto tecnológico, sino que como toda elemento colectivo que produzca un retroceso al pasado en la realidad de la ficción, ya sea, vestimenta, moral, política, sistema económico, tecnología, conocimientos, etc. Y que se contraponga con el resto del mundo creado).
  •  Contiene mensajes finiseculares, revolucionarios, de incomodidad social, incomodidad moral, puede abarca la lucha de clases, vidas suburbanas, malestar hacia el imperialismo, malestar hacia lo establecido etc, en resumen “punk”,y todo lo que su significación colectiva representa.  (un ejemplo de ellos son la saga Blas-lag de China Miéville)


Esta lista es una recopilación de los elementos que dan su caracterización al Steampunk, sin embargo, debo agregar que cada obra es distinta y pueden o no contenerlos todos. Esto no es un manifiesto oficial, como dije es una recopilación de los elementos más reconocidos en foros, blogs, páginas web, revistas y tesis, comparadas con mis lecturas. 





[i]  Pero a pesar de lo que los estudiosos digan “el mismo autor asegura que Morlock Night estaba siendo escrita o ya estaba terminada antes de que The Ape-box Affair viniera a colación y, en palabras de Blaylock “Al ser una novela, Morlock Night simplemente necesitó más tiempo para ser publicada. Así que estoy feliz por la atención pero de hecho comparto el crédito con Tim y K. W.” (Rodríguez; 2013:10)
[íi] "Which in short, is when you say something is scientific and technological, but never really substantiate it, or worse yet, explain it using rules that contradict the laws of our physical sciences" (http://steampunkscholar.blogspot.ca/)


_________________________________________________________________________________
Lecturas de referencia acádemica

- Heilmann, Ann. (2009-2010) Doing it With Mirrors: Neo-Victorian Metatextual Magic in Affinity, The Prestige and The Illusionist. [Disponible en pdf]
- Onion, Rebecca. (2008) Reclaiming the Machine: An Introductory Look at Steampunk in Every Practice. [Disponible en pdf]
-Perschon, Mike. (2012) The Steampunk Aesthetic: Techofantasies in a Neo-Victorian Retrofuture. (Tesis Doctoral) Universidad de Alberta, Canada. [Disponible en pdf]
-Rodriguez, Araceli (2013) EL triunvirato Fantástico. El investigador, n°29. Pág. 10[Disponible en pdf]




Páginas de Referencia
http://steampunkchile.forochile.org/ 



Todas las opiniones vertidas en esta entrada son exclusivamente de su autora y pueden o no coincidir con la visión que tiene el Cetáceo Negro. 

2 comentarios:

  1. Mis felicitaciones por el artículo.
    Es, en mi opinión, un muy buen trabajo de documentación —bien dosificado con la experiencia de la autora, creando así un contrapunto que, al agregar su visión personal, aumenta la riqueza de la perspectiva— y, sobre todo, ofrece una excelente apertura hacia todo un abanico de posibilidades y opiniones divergentes dentro de lo que hace a la riqueza del arte (en tanto creación o incluso como forma de encarar el mundo): la diferencia, la diversidad.
    En breve: me encantó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por el comentario! La verdad es que es inevitable no tomar referencias personales cuando se habla del Steampunk, especialmente por su versatilidad y ambigüedad en cuanto a terminología.
      Por otro lado, creo que una de las características más rescatables de esta estética es justamente lo que mencionas: "La diferencia, la diversidad", y eso es lo que más me gusta del Steampunk. ;)

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...